HISTÓRICO DISCURSO DE HILLARY CLINTON ANTE LAS NACIONES UNIDAS EN FAVOR DE LOS DERECHOS GLBT

HISTÓRICO DISCURSO DE HILLARY CLINTON ANTE LAS NACIONES UNIDAS EN FAVOR DE LOS DERECHOS GLBT

DOS MANZANAS - MADRID

Histórico discurso de la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, con motivo de la celebración del Día de los Derechos Humanos en la sede de Naciones Unidas en Ginebra. Se trata, probablemente, de la toma de postura a favor en defensa de los derechos LGTB en el mundo de mayor calado político hasta la fecha. El discurso de Clinton tuvo lugar horas después de que el Presidente Barack Obama precisara la estrategia que las agencias de la administración estadounidense desarrollarán en favor de los derechos LGTB en el mundo.

Tras una primera alabanza de los progresos alcanzados desde la aprobación por Naciones Unidas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948, la jefa de la diplomacia estadounidense entraba en materia. “Hoy quiero hablar acerca del trabajo que nos queda por hacer para proteger a un grupo de personas a las que todavía se les niegan sus derechos humanos en demasiadas partes del mundo. En muchos sentidos, son una minoría invisible. Son detenidas, apaleadas, aterrorizadas, incluso ejecutadas. Muchas son tratadas con desprecio y violencia por sus propios conciudadanos mientras las autoridades que tienen el poder de protegerlas miran hacia otro lado o incluso, con demasiada frecuencia, se unen al abuso. Se les niegan oportunidades para trabajar y aprender, se les arroja de sus hogares y de sus países, y se les obliga a reprimir o a negar lo que son si quieren evitar más daño. Estoy hablando de las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales”, empezaba Hillary Clinton.

A partir de ahí, y en un discurso de media hora de duración que marcará un antes y un después, Hillary Clinton ha remarcado que los derechos de las personas LGTB son también derechos humanos fundamentales y que la homosexualidad no es un “fenómeno occidental”. Con una claridad que pocas veces se escucha a un político de su nivel, Clinton ha expresado que “hay una violación de los derechos humanos cuando las personas son apaleadas o asesinadas debido a su orientación sexual, o cuando no se adaptan a las normas culturales sobre el aspecto que hombres y mujeres deben tener o sobre cómo deben comportarse. Hay una violación de los derechos humanos cuando los gobiernos declaran ilegal ser homosexual, o permiten a aquellos que agreden a las personas homosexuales quedar impunes. Hay una violación de los derechos humanos cuando mujeres lesbianas o transexuales son sometidas a las llamadas ‘violaciones correctivas’, o cuando personas son sometidas a la fuerza a tratamientos hormonales, o cuando son asesinadas personas después de llamamientos públicos a la violencia contra los homosexuales, o cuando son obligadas a dejar sus países y buscar asilo en otras tierras para salvar sus vidas. Y hay una violación de los derechos humanos cuando se le retira la asistencia a una persona por ser homosexual, cuando se le niega el acceso equitativo a la justicia por ser homosexual, o se les deniega el uso del espacio público por ser homosexual”.

Clinton, que ha reconocido que en su propio país queda mucho por hacer -en materia de lucha contra el bullying homofóbico, por ejemplo-, ha mostrado también su absoluto respeto por la religión, negando sin embargo que esta pueda justificar ningún abuso o discriminación contra las personas LGTB, y ha pedido a los gobiernos que implementen los cambios necesarios para evitar la persecución y la discriminación contra las personas LGTB. La secretaria de Estado de Estados Unidos ha recordado, en este sentido, la estrategia anunciada horas antes por el Presidente Obama, cuyo objetivo es redoblar los esfuerzos de la administración estadounidense para luchar contra la persecución y la discriminación de las personas por su orientación sexual o su identidad de género en cualquier lugar del mundo, y que convierte este punto en uno de los elementos que a partir de ahora condicionarán las relaciones exteriores de Estados Unidos (puedes descargar el memorándum que describe dicha estrategia, en inglés y en formato PDF, pinchando aquí).

Hillary Clinton también ha anunciado la creación de un fondo dedicado a apoyar y a sostener a aquellas organizaciones que en condiciones de extrema dificultad luchan a favor de los derechos LGTB en los países más desfavorecidos, con una dotación inicial de tres millones de dólares, y al que ya ha invitado a unirse a otros países.

Un discurso que levantará ampollas, y que nos parece relevante insertar a continuación en su integridad pese a la barrera del idioma: